Dentro de los avances significativos que se han venido produciendo en las relaciones entre Cuba y la Unión Europea, hay que destacar el comienzo de la aplicación provisional a partir del 1 de noviembre de 2017 del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (PDCA, por sus siglas en inglés).

Entre 1996 y 2016, las relaciones diplomáticas entre Cuba y la UE, establecidas por primera vez en 1988, se vieron limitadas por la llamada Posición Común. En un esfuerzo por actualizar las relaciones UE-Cuba, la UE reinició un diálogo a nivel político en 2008, complementado con asistencia para el desarrollo. El 12 de diciembre de 2016, la derogación de la Posición Común y la firma del PDCA entre la UE y Cuba prepararon el escenario para un nuevo impulso en las relaciones UE-Cuba.

Las relaciones diplomáticas entre Cuba y la Unión Europea se vieron limitadas hasta el año 2016 por la llamada Posición Común. Esta fase se supera con el diálogo iniciado en 2008. Este diálogo a nivel político hace evolucionar las relaciones diplomáticas entre Cuba y la Unión Europea hasta llegar a la firma del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación.

Bruselas justifica que con el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre Cuba y la Unión Europea “la UE muestra su disposición a apoyar el proceso de modernización económica y social de Cuba”. Es de destacar el importante lugar que ocupa la UE en las relaciones con Cuba, siendo el principal socio exportador y segundo socio comercial de Cuba. Asimismo, la UE es también el mayor inversor extranjero en Cuba y el turismo procedente de la UE representa un tercio del total que acude a la Isla.

Por su parte, la posición del Gobierno cubano se reflejó en el comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Isla, en el que se manifiesta que «los lazos entre Bruselas y La Habana alcanzan una mejor correspondencia con el nivel de los vínculos de Cuba con los Estados que integran el bloque comunitario, los cuales han experimentado un avance significativo en los últimos años».

El PDCA tiene como principal objetivo el establecimiento de un marco que permita un diálogo político ampliado que a su vez estimule una mejor cooperación bilateral y el desarrollo de acciones conjuntas en foros multilaterales. El Acuerdo está integrado por tres capítulos que versan sobre: Diálogo político, Diálogo sobre cooperación y política sectorial y Comercio y cooperación comercial.

En relación con este último capítulo, la intención del PDCA es crear una atmósfera más predecible y transparente para los operadores económicos y aumentar su capacidad económica para producir, comerciar y crear empleos. Para ello, se hace especial hincapié en la eficacia de diversos principios del comercio internacional que puedan estimular el comercio y la cooperación comercial, tratando también cuestiones como la cooperación en materia de aduanas, la facilitación del comercio, los normas y estándares técnicos, el comercio sostenible y la inversión.

Por último, acerca de la importante cuestión que constituye la cooperación para el desarrollo, cabe resaltar que el inicio de la aplicación provisional del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación UE-Cuba determinará el establecimiento de un marco para la implementación de un proyecto bilateral en el área de energías renovables y que será complementado por la actuación de organizaciones internacionales y organizaciones de la sociedad civil.